Saltar al contenido

Carragenanos son malos

28 septiembre, 2019
carragenato, aditivo inflamatorio
Tiempo de lectura aproximado: 7 min

Carragenanos son malos.

Carragenatos, carragenina, carragenanos… al aditivo E-407 se le conoce por varios nombres. ¿Sabes que este aditivo natural puede estar provocándote inflamación?

Por suerte para los que llevamos un estilo de vida Paleo, podemos decir que no nos alimentamos con muchos productos procesados. Incluso algunas personas han logrado desecharlos por completo de su alimentación. El consumo de procesados en alguien que hace la dieta Paleo es muy inferior a la población media, ya sea que hagas Paleo al 80%, 70% etc…

Es cierto que simplifica mucho la vida comprar algo envasado, abrirlo y comerlo. Pero, aunque ahora esté en auge lo Bio, Eco, y Natural, no significa que todos los ingredientes sean sanos. 

Cuando se empieza a tener un estilo de vida Paleo, y dejas de tomar ciertos alimentos, es cuando te das cuenta de que casi todo está plagado de lácteos (y azúcares). Al principio se suele buscar algún tipo de sustituto, sobre todo para el café, el desayuno, etc. Pero realmente es una cuestión adictiva o incluso cultural. Aunque, todo sea dicho, podría calificarse como agresividad publicitaria a los anuncios sobre los lácteos que hacen creer a la población que tomarlo es algo fundamental y totalmente necesario. Pero no es cierto en absoluto y esto lo sabemos bien.

Espesante y gelificante 

¿Por qué te cuento sobre los lácteos, si has venido buscando información sobre que los carragenanos son malos? Bien, porque principalmente este aditivo natural se encuentra en esos alimentos que buscamos inconscientemente que nos recuerdan a la leche. O a los quesos… Alimentos que simulan ser lácteos.
Está presente en «leches» vegetales, en cremas de guisos, «natas» vegetales, helados sin lácteos, cremas de verduras y en productos que imitan a los quesos, entre otros derivados. 

Ahora hay bastantes fabricantes de alimentos naturales, con marcas «bio», orgánicos o ecológicos, que están incluyendo carragenato (o carragenano, carragenina… es lo mismo) para ayudar a dar mayor consistencia al producto. Es un espesante o gelificante, y forma parte de la celulosa de las algas rhodophycae y eucheuma spinosumun (entre otras) – son tipos de algas rojas.
Cuando lees esto en el listado de ingredientes, te quedas tranquilo/a. Proviene de algas, ¿qué puede tener de malo?

Antes de entrar en materia, veamos en qué productos procesados se puede encontrar el carragenato

Dónde está el carragetano, carragenano o carragenina

  • Aderezos para ensalada: lo añaden para dar consistencia y espesor al aliño.
  • Alimentos para bebés: suele incorporarse para aportar densidad.
  • «Leches» vegetales: algunas marcas de bebidas vegetales lo añaden para dar cuerpo al producto.
  • Margarinas, quesos cremosos, coberturas chocolateadas, flanes, cremas, natas: se emplea como reemplazo de la grasa animal.
  • Mermeladas y jaleas de bajo azúcar: Tiene una capacidad gelificante.
  • Productos lácteos: La carragenina interactúa muy bien con las proteínas de la leche.
  • Productos a base de leche (ya sea vegetal o animal): como las bebidas chocolateadas. Se añade carragenina porque que evita que se separen las partículas del cacao y dar homogeneidad al producto.
  • Productos cárnicos: el jamón cocido, las hamburguesas envasadas, embutidos, salchichas, paté de hígado, carne en conserva, filetes de pescado, gelatina de carne, incluso en comida para animales.
  • Postres a base de gelatinas: para dar consistencia.
  • Helados: Se añade para evitar la separación del suero de leche.
  • Sopas, cremas, caldos preparados.
  • También en algunas cervezas se encuentra el carragenano. 

Como ves, se puede encontrar en un montón de productos alimenticios (procesados). Por ello siempre insisto tanto en leer bien las etiquetas de todo lo que metáis en el carrito de la compra. 

Ahora que ya sabemos dónde está, veamos porqué los carragenanos son malos.

Es bien sabido que en la dosis está el veneno. Si consumes alguna vez carragenina no habrá que llevarse las manos a la cabeza, pero si estás siguiendo una dieta antiinflamatoria o tienes problemas metabólicos sería muy conveniente que no lo incluyeses en tu dieta diaria o frecuente.

E-407, el aditivo natural inflamatorio

La carreginina se conoce también como E-407, y tiene una gran capacidad inflamatoria. De hecho, la utilizan en ensayos clínicos para inducir la inflamación en animales. Así es como investigan ciertos fármacos antiinflamatorios, les provocan la inflamación usando carragenina.

En realidad está catalogado como un aditivo seguro. La FDA (Agencia de seguridad alimentaria estadounidense) así lo ha definido. Pero a pesar de ello, muchas empresas europeas, e incluso americanas, han dejado de usarlo por completo. Lo han retirado de sus productos debido a la presión que han hecho los consumidores que conocen que los carragenanos son malos. 
Personalmente, lo que me parece más alarmante es que lo incluyan en alimentos para bebés.

La acción del carragenano en el intestino

Os dejo varios estudios muy interesantes al final de este artículo. En uno de ellos, demostraron que el carragenano genera inflamación gastrointestinal, además de lesiones intestinales, úlceras y/o tumores malignos. Hay estudios que se llevan realizando en ensayos clínicos desde los años 70, donde administraban carragenano derivado de las algas rojas, Eucheuma spinosum. Vieron cómo se pueden producir dos tipos de enfermedades ulcerosas ¡en un período de 4 a 6 semanas!. La ulceración se debe probablemente a la acción local del carragenano en el intestino. Los carragenanos son malos a fin de cuentas. Es probable que no lo sean tanto si se toma alguna vez, pero es que se encuentra en muchísimos productos (incluso en cosmética).

El principal foco de inflamación es en el intestino, fundamentalmente del colon. Esto es así porque la carragenina es capaz de desencadenar una respuesta inmunitaria en nuestro organismo que le hace identificar al carragenano como un invasor bastante peligroso. Y por tanto, en respuesta a ello, nuestro cuerpo se defiende con la inflamación.

Los que seguimos un estilo de vida Paleo sabemos bien que estar expuestos a una inflamación prolongada en el tiempo genera enfermedades más graves. Se pueden dar hasta más de 100 diferentes, básicamente cualquier tipo de enfermedad autoinmune y también cáncer.

Si eres una persona que consume el carragenato a diario (que los hay), o de forma muy regular, o incluso si tienes problemas inflamatorios y consumes carragenina, estás corriendo el riesgo de sufrir esa inflamación más prolongada en el tiempo e incluso que se vuelva crónica.

Intestino, síndrome metabólico y aditivos

Tampoco quisiera alarmar extremadamente, pero sí que tengas información sobre lo que ello puede provocar en tu organismo. Obviamente, no a todo el mundo le va a producir el mismo nivel inflamatorio, depende mucho de la cantidad ingerida, del tiempo que se lleve consumiendo y de la situación de salud en la que se encuentre quien consume el carragenano. 

Existe una incidencia creciente de colitis ulcerosa, además de otras enfermedades inflamatorias del colon. Según estudios (que tenéis al final del artículo) este incremento parece ser debido a que se ha aumentado el consumo de productos procesados. No únicamente los que tienen carragenato incorporado, sino también otro tipo de aditivos. 
Seguro que conoces a más de una persona que tiene problemas gastrointestinales que van desde vientre hinchado, intestino irritable, colitis, enfermedad de Crohn, etc. Incluso puede que tú te encuentres en uno de estos casos y que hayas comenzado un estilo de vida Paleo, buscando la mejoría.

Te recomiendo leer el estudio «Effect of exclusion diet with nutraceutical therapy in juvenile Crohn’s disease» (ver abajo). Eliminando la carragenina de la dieta, además de productos lácteos y ciertos cereales (gluten), lograron mejorías en menores con enfermedad de Crohn moderada-grave. Estas mejorías se dieron donde los tratamientos con antiinflamatorios no habían tenido éxito. Además, se les suplementó con curcumina, multivitamínicos, boswelia serrata, probióticos, etc. A los 2 meses ya habían grandes cambios, volvieron a un peso normal en la mayoría.

En otro estudio, «Dietary emulsifiers impact the mouse gut microbiota promoting colitis and metabolic syndrome.» (ver abajo), detectaron cómo los emulsionantes dietéticos afectan a la microbiota intestinal y promueven la colitis y el síndrome metabólico. Sugieren que el amplio uso de agentes emulsionantes podría estar contribuyendo a una mayor incidencia social de obesidad/síndrome metabólico y otras enfermedades inflamatorias crónicas.

Emulsionantes y microbiota

No solo de carragenato va la cosa. La carboximetilcelulosa (E-467, E-468, E-469) y el polisorbato-80 (E-433), son los emulsionantes estudiados donde vieron graves alteraciones en la microbiota. Observaron cómo en concentraciones relativamente bajas de estos emulsionantes, que además son de uso común, indujeron inflamación y obesidad/síndrome metabólico.

Microbiota

Nuestro tracto intestinal está habitado por una gran y diversa comunidad de microbios, colectivamente denominada microbiota intestinal. La microbiota intestinal proporciona importantes beneficios a su huésped (nosotros). Especialmente es así en el metabolismo y el desarrollo inmunitario. La alteración de la relación microbiota-huésped se asocia con numerosas enfermedades inflamatorias crónicas, incluida la enfermedad inflamatoria intestinal y el grupo de enfermedades asociadas a la obesidad, el denominado síndrome metabólico.

Emulsionantes

Los emulsionantes, moléculas similares a los detergentes, son un componente presente en los alimentos procesados. Éstos podrían estar promoviendo el aumento de la enfermedad inflamatoria intestinal observada desde mediados del siglo XX.

Lo mejor es prevenir. Sin duda. Y no solo saber que los carragenanos son malos. La información es fundamental.
A pesar de lo que la FDA diga sobre el carragenato u otro tipo de emulsionantes, es preferible evitar este tipo de sustancias que pueden ser potencialmente inflamatorias. Sobre todo si se trata de personas con intestino delicado o frágil. O con enfermedades inflamatorias ya instauradas.

Lee las etiquetas y presta atención a tu consumo habitual

Como siempre os digo, leed las etiquetas. Y si no conocéis algún ingrediente informaros bien. Prestad especial atención a los productos que contengan emulgentes, espesantes, emulsionantes, estabilizantes, colorantes y otros aditivos sintéticos. Pero sobre todo, no penséis simplemente que los carragenanos son malos y punto. Todo tiene un contexto, revisa bien en los ingredientes de aquello que compras. Hay quien toma a diario «leches» vegetales procesadas que contienen estos ingredientes. Es muy fácil tomar estos aditivos con frecuencia, aunque pienses que es poco probable. Piénsalo, un vaso de «leche» vegetal al día es muy sencillo de tomar, y ahí sí que podemos decir que los carragenanos son malos. Ya sea en tu café, en tus batidos, o en «quesos» sin lácteos… estate alerta en el consumo que realizas. 

Espero que este artículo te haya servido de ayuda. 

Bibliografía

Referencias sobre que los carragenanos son malos, además de otros aditivos:

– The Cornucopia Institute – «Carrageennan : risks and reality».
– PubMed.gov – «Evaluation of Analgesic and Anti-Inflammatory Activity of Chloroform and Methanol Extracts of Centella asiatica Linn».
– Exandal Corp. – «Carragenina»
– FDA – US Food and Drug Administration «Carrageenan» (2018)
– «Food additive carrageenan: Part II: A critical review of carrageenan in vivo safety studies» (2014) NCBI.
– «Dietary emulsifiers impact the mouse gut microbiota promoting colitis and metabolic syndrome» (2015) Nature – NCBI.
– Watt J, Marcus R. – «Experimental ulcerative disease of the colon» (1975) NCBI.
– «Effect of exclusion diet with nutraceutical therapy in juvenile Crohn’s disease» y «Effect of exclusion diet with nutraceutical therapy in juvenile Crohn’s disease» (2009) NCBI.
– «κ-carrageenan induces the disruption of intestinal epithelial Caco-2 monolayers by promoting the interaction between intestinal epithelial cells and immune cells» (2013) NCBI.
«Prolongation of carrageenan-induced inflammation in human colonic epithelial cells by activation of an NFκB-BCL10 loop» (2012) NCBI.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies