Saltar al contenido

Crema de Marisco Paleo

31 marzo, 2013
Tiempo de lectura aproximado: 2 min

Las cremas de marisco tienen famas de ser caras, ¡pero esta no!
Además es saludable y se hace de forma muy sencilla. No es necesario pasarse tanto tiempo en la cocina.

Con esta receta estaremos obteniendo unos altos niveles de minerales que nos ayudan en las funciones inmunológicas, como por ejemplo calcio, magnesio, fósforo, potasio, selenio y zinc. Además por sus ingredientes, esta crema es fuente de proteínas, vitaminas B3 y B12; ¡Además de deleitarnos con su excelente saborcito!

Ingredientes:
– 12 gambas o gambones.
– Cabeza, espina de pescado.
– 2 ñoras.
– una pizca de pimienta
– un poco de perejil
– apio.
– agua
– aceite de coco
– 1/2 kilo de boniatos (rojos mejor)
– 3-4 zanahorias

Raciones
1 ó 2 cavernícolas
Tiempo
60min

Preparación

Vamos a necesitar un fondo de pescado.

Pelamos la docena de gambas o gambones. NO TIRES LA PIEL NI LA CABEZA, resérvala.
Ahora en la bandeja del horno, cubierta por papel para hornear, ponemos el resto de las peladuras de las gambas, tal cual.
El horno tiene que estar a 100 grados y las tendremos ahí dentro una hora para secarlas.

Mientras, en una cazuela o caldero, con una cucharada de aceite de coco, ponemos las cabezas que habíamos reservado.
Las pochamos bien, aplastándolas con una cuchara de madera, y añadimos la cabeza de merluza, aleta de raya, cabeza o espina de rodaballo… lo que sea que tengamos de pescado. Añadimos también la carne de dos ñoras previamente hidratadas.
Una vez salteado, añadimos agua (un litro más o menos). Aromatizamos el fondo con un poco de pimienta, un buen ramo de perejil, una rama de apio y lo dejamos a fuego lento durante media hora.

Pasado este tiempo, colamos bien el caldo pasándolo a otro caldero. Aquí agregamos medio kilo de bonitaros y 3 ó 4 zanahorias. Dejamos que se cueza todo durante 25-30 minutos en el caldo.
Pasado este tiempo, las cáscaras que teníamos en el horno ya las tendremos listas seguramente. Las sacamos, las ponemos en un molinillo y las trituramos bien. De aquí nos quedará una especie de sal cristalina con un color rosadito y con bastante olor a marisco. La reservamos.

Ahora vamos sacando los boniatos y las zanahorias y las pasamos por un pasapuré, o batidora. Si quieres puedes dejar algunas zanahorias reservadas, sin moler, para más adelante.
Una vez todo bien molido, vamos añadiendo caldo poco a poco a la vez que vamos removiendo, hasta que consigamos la espesura deseada.
A la vez, vamos añadiendo la sal de marisco que reservamos antes.

Ahora las gambas.
Sartén al fuego con cucharada de aceite de coco, 3 ó 4 dientes de ajo con su piel incluída, los cuales aplastaremos con un golpe de cuchillo.
Salteamos las gambitas hasta que estén doradas y en unos palillos de madera largos, de brochetas, montamos gambas alternando con un trocito de zanahoria de las que habíamos reservado. Si no, también podemos dejar solamente las gambas.
Le puedes poner unas hojitas de hierbabuena o de menta al final de cada palillo.

Pon la crema en un cuenco y encima una brocheta de gambas. ¡Listo!
En una hora, crema de marisco para chuparse los dedos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies