Saltar al contenido

No-Spaguetti con Ragù alla Paleognese

13 diciembre, 2012
Tiempo de lectura aproximado: 2 min

Bueno, creo que esto os va a gustar…

Experimentando con el calabacín he encontrado la forma de hacer un plato de ‘pasta’ sin pasta.
Requiere de algo de elaboración (para formar los ‘fideos’) pero si tenéis un rallador os irá bien.
Hay muchos de estos chismes a la venta, incluso por ebay, pero si queremos apañarnos con lo que ya tenemos en casa, cualquier pelador y un cuchillo nos basta…

Bien, ¡empecemos!

Ingredientes:
– 2 calabacines largos
– 300gr de carne picada (yo usé de buey)
– 1 cebolla
– 1 zanahoria
– 1 diente de ajo
– media manzana dulce
– 6 ó 7 tomates rojos
– Orégano al gusto
– Una pizca de pimienta
– Una pizca de sal (opcional –yo no la empleé–)

Raciones
2 cavernícolas
Tiempo
30min

Preparación

Para la salsa, cortamos la cebolla, la zanahoria, la manzana y el ajo y los tomates. Lo picamos con la batidora y lo incorporamos todo al fuego con un poco de aceite de coco y vamos cocinándolo hasta que veamos que el tomate va adquiriendo más color. Picamos la carne con la procesadora de alimentos (si no la tenemos ya picada previamente) y la incorporamos. Ahora podemos añadir el orégano y la pimienta al gusto. Seguimos cocinando a fuego lento hasta que veamos que la carne está ya hecha (iremos removiendo de vez en cuando).

Mientras, prepararemos nuestros fideos de calabacín. Debemos cortarlo sacando lonchas finas.
Si has usado un pleador, como es mi caso, luego con un cuchillo los he vuelto a cortar por la mitad para sacar más cantidad. Sino, podéis dejarlos más anchos y así tendréis una especie de tagliatelle (pero estos tendrán que estar un pelín más en el fuego)
NOTA: Si crees que vas a tardar mucho en elaborarlos, haz este paso primero y deja la salsa para cuando ya los tengas cortados.

Una vez los tengamos todos nuestros spaguetti cortados, en una sartén a fuego bajo los colocamos con una pizca de aceite de coco durante un par de minutos. No hay que pasarse del tiempo porque sino no estarían ‘al dente’ y se desmenuzarían enseguida. Hay que ir removiéndolos para que se hagan por todas partes.
Dependiendo del grosor, tardarán más o menos tiempo en hacerse. Tendrás que ir comprobando su dureza para dejarlos a tu gusto.

Una vez listos, los ponemos en un plato y le incorporamos encima nuestra salsa.

Para darle un toque, yo personalmente, le he puesto un poco de almendra rallada encima de la salsa, dejándole todo el aspecto de llevar parmesano por encima además de darle su toque de sabor.

¡No tienen nada que envidiarle a los auténticos! Y además son más sanos, ¿qué más se puede pedir?

Buen provecho tribu

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies