mitos-calorias-perdida-peso

Suecia: dieta alta en grasa y baja en hidratos de carbono

Hace ya unos días que circula una noticia referente a las nuevas medidas nutricionales que van a tomar en Suecia. Es algo que está rondando por internet y que ha llamado la atención de toda Europa y resto del mundo. Muchos blogs y webs ya se han hecho eco de ella, pero he querido investigar un poquito más al respecto.

Suecia se ha convertido en la primera nación occidental que desarrollará unas directrices dietéticas nacionales que rechazán el dogma popular de la dieta baja en grasa, en favor de consejos de nutrición totalmente diferentes, más ricos en grasa y más bajos en carbohidratos.

El interruptor que activó este asesoramiento dietético se inició con la publicación de un estudio de dos años de duración, por el Consejo Sueco, sobre la Evaluación de Tecnologías Sanitarias. El comité revisó 16.000 estudios publicados hasta el 31 de mayo de 2013.

El Doctor sueco Andreas Eenfeldt, el cual dirige el blog de salud más popular en Escandinavia (DietDoctor.com) publicó algunos de los aspectos más destacados de este estudio (en inglés).
Cuando estuve leyendo dicho blog, lo primero que me llamó la atención fue la cabecera de la página. Es una ilustración del médico que sujeta un copazo de lo que intuyo como vino tinto.
Cabecera de la web del Dr. Eenfeldt
Su slogan es “Comida real para su salud”. Teniendo en cuenta que la ingesta de una sola copa de vino al día (unos 250 mililitros) u otra bebida con poca graduación alcohólica, como la cerveza, triplica las posibilidades de contraer cáncer de faringe, esófago, mama y boca (informe publicado en la revista Annals of Oncology que fue elaborado a partir del análisis de los datos aportados por más de 200 investigaciones oncológicas) y que cada año se producen unas 34.000 muertes a causa de algún tipo de cáncer provocado por la ingesta de alcohol, esta imagen no me parece muy tranquilizadora…

Copitas de vino a parte, os traigo en español lo que explica Eenfeldt:

Los marcadores de salud mejorarán con una dieta baja en hidratos de carbono

“[…] Un mayor aumento en el colesterol HDL (“colesterol bueno”) sin tener efectos adversos en el colesterol LDL (el “colesterol malo”) . Esto se aplica tanto a la ingesta moderada y baja en carbohidratos de menos de 40 por ciento de la ingesta total de energía, así como a una dieta baja en carbohidratos más estricta, donde la ingesta de hidratos de carbono es menos del 20 por ciento de la ingesta total de energía. Además, la dieta baja en carbohidratos estricta permite mejorar los niveles de glucosa en personas con obesidad y diabetes, y disminuyó marginalmente los niveles de triglicéridos.”

También enumera los “mantras” que nos han enseñado a aceptar como verdades:

“Las calorías son calorías, no importa de dónde vienen.”

“Lo importante es que haya un equilibrio entre las calorías que entran y las calorías que salen.”

“La gente está gorda porque no se mueven lo suficiente.”

“El desayuno es la comida más importante del día.”

Y añade: “Por supuesto, esto no es cierto. Este tipo de tonterías es la que tiene a la gente con problemas de peso, y además tienen el efecto de hacerles sentir mal consigo mismos al no conseguir objetivos.

Para muchas personas una mayor ingesta de grasa significa que se sentirán saciadas por más tiempo y, por ende, tienen menos necesidad de comer cada cinco minutos. En cambio, no te sentirás saciado después de beberte una Coca-Cola, o después de comerte un yogur de fruta bajo en grasa pero cargado de azúcares… Sin duda, el ejercicio físico es excelente en muchos sentidos, pero lo que realmente afecta en el peso es la dieta.”

El Dr. Eenfeldt también tradujo un artículo de un periódico local sueco donde se abarcan las conclusiones del comité :

La mantequilla, el aceite de oliva, la crema de leche y el tocino no son alimentos nocivos. Todo lo contrario. La grasa es lo mejor para aquellos que quieren perder peso. Y no hay ninguna conexión entre un alto consumo de grasa y las enfermedades cardiovasculares.

El lunes, el SBU, Consejo Sueco para la Evaluación de Tecnologías Sanitarias, soltó esta bomba dando un vuelco a las pautas dietéticas convencionales que se tienen en cuenta para personas obesas o diabéticas.

Durante mucho tiempo, el sistema de salud ha dado un consejo público orientado a evitar la grasa, grasa saturada en particular, y controlar las calorías.
Una dieta baja en carbohidratos (LCHF) en realidad es un “invento” de Suecia, y ha sido tachada como nociva y como una dieta de moda que carece de cualquier base científica.

En cambio, el sistema sanitario ha instado a los diabéticos a comer mucha fruta (= azúcar) y productos bajos en grasa con cantidades considerables de azúcar o edulcorantes artificiales, que incluso este último es un remedio peor, hasta peligroso para una persona que sea adicta al azúcar.

Este informe vuelve los conceptos actuales del revés y aboga por una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas, como el arma más eficaz contra la obesidad.

El comité de expertos estaba compuesto por diez médicos y varios de ellos eran escépticos a las dietas bajas en carbohidratos en el inicio de la investigación.

Uno de los miembros del comité fue el profesor Fredrik Nyström, de Linköping, Suecia. Gran crítico de la dieta baja en grasa y un defensor de los beneficios de la grasa saturada, de fuentes tales como la mantequilla, la crema entera sin desnatar y el tocino.

Aquí tenéis algunas citas de Nyström traducidas por el Dr. Eenfeldt:

“He estado trabajando en esto por mucho tiempo. Es una buena sensación tener este informe científico, y ver como el escepticismo frente a las dietas bajas en carbohidratos entre mis colegas ha ido desaparecido en el transcurso de la obra. Cuando se alinean todos los estudios científicos recientes el resultado es indiscutible: el profundo temor de la grasa es completamente infundado. No se consigue la grasa de los alimentos grasos, como no se obtiene la aterosclerosis del calcio o te vuelves verde de ingerir verduras de color verde”.

Nyström ha defendido durante mucho tiempo un consumo muy reducido de alimentos ricos en carbohidratos de alto contenido en azúcares y almidón, con el fin de lograr niveles saludables de insulina, lípidos en sangre y colesterol bueno. Esto significa acabar con el azúcar, patatas, pasta, arroz, harina de trigo y el pan, y en cambio aceptar más al aceite de oliva, las nueces, la mantequilla, la crema con toda su grasa, el aceite de pescado y los cortes de carne más grasos.” Fuente: http://www.dietdoctor.com/fat-trims-waistline

Lo asombroso de ello es que el año pasado saltó a la luz otra noticia, cuando investigadores suecos determinaron que debido a la introducción del régimen bajo en carbohidratos, esto dio lugar a un aumento en la ingesta de grasa saturada en el año 2004, con un aumento en los niveles de colesterol, tres años después.

El líder del estudio fue el profesor Ingegerd Johansson de la Universidad de Umea, y declaró que: “Mientras que las dietas bajas en carbohidratos y altas en grasas pueden ayudar a corto plazo a la pérdida de peso, los resultados de este estudio realizado en Suecia demuestran que la pérdida de peso a largo plazo no se mantiene y que esta dieta aumenta el colesterol en la sangre, lo que tiene un gran impacto en el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular“.

En 2004 se produjo una explosión entre la población sueca referente a este tipo de dietas, como la Atkins por ejemplo. Se centraron en dejar el azúcar y el almidón, mientras se aumentaba la ingesta de grasas, incluyendo las grasas saturadas.

Sus defensores, como el Dr. Annika Dahlqvist (que se acredita con el inicio de esta moda sueca) sostienen que ayuda a mantener un peso normal y azúcar en la sangre, mientras que libera a la gente para comer sus alimentos favoritos.

LCHF (LOW CARB HIGHT FAT)

Un sondeo del año 2012 sugiere que una cuarta parte de los suecos aprobaban una dieta LCHF (Low Carb Hight Fat). Alrededor del 5% ya la había tomado en serio, lo que lleva a una “revolución baja en carbohidratos”. ¡Incluso hubo informes de las tiendas sobre la escasez de la mantequilla debido a la creciente demanda!.

El último estudio fue lanzado en 1986, después de su preocupación por la alta incidencia de enfermedades del corazón en el norte de Suecia. Los científicos analizaron datos sobre los alimentos y la ingesta de nutrientes, el peso corporal, la altura y los niveles de colesterol compilados a partir de más de 140.000 mediciones y cuestionarios entre 1986 y 2010.

Las opiniones de apoyo en los medios de comunicación sobre las dietas altas en grasas parecen haber tenido un impacto en el comportamiento de los consumidores suecos. Inicialmente, los cambios parecen beneficiosos y a partir de entonces, los niveles de colesterol perjudiciales aparecen en paralelo por motivo de estas tendencias en la selección de alimentos, mientras que la reducción de peso asegurada por dietas ricas en grasas no se observó en los años más recientes.

Por el contrario, el IMC (índice de masa corporal) aumentó de forma continuada durante ese período de 25 años. Estos cambios en los factores de riesgo pueden tener efectos importantes sobre la prevención primaria y secundaria de enfermedades cardiovasculares”.

Así que acbe destacar el giro tan importante que están haciendo con los planteamientos nutricionales.
Me han recomendado dos libros a leer sobre el tema. Uno de Ann Fernholm, titulado Ett sotare blod (una sangre más azucarada) en el que con pruebas cientificas, analíticas de personas, etc. se demuestran los efectos en la salud de un siglo de azúcar; y el otro libro, escrito por el doctor Andreas Eenfeldt que he mencionado anteriormente, titulado Matrevolutionen (la revolución en la comida). Actualmente no sé si están traducidos, pero sería realmente interesante leerlos.

Libros Matrevolutionenet y Ett Sötare Blod

Este asesoramiento nutricional de una dieta alta en grasa y baja en carbohidratos ha existido desde la década de 1920, cuando la dieta cetogénica se desarrolló en el Hospital John Hopkins para curar la epilepsia en los niños que no respondían a los medicamentos. Con el advenimiento de las directrices dietéticas del USDA, a partir del informe McGovern en la década de 1970, la grasa fue condenada y el consejo sobre una dieta baja en grasa se empezó a promover a través del sistema sanitario. Como bien sabemos, las pautas nutricionales del USDA favorecen los cultivos fuertemente subvencionados de trigo, soja y maíz. Las fuerzas políticas son demasiado fuertes en los EE.UU. así que permitir que cualquier consejo dietético reduzca las ganancias corporativas con su consecuente producción de alimentos baratos será realmente complejo. Veremos qué postura toma Europa en general respecto a esta noticia.

Si no se te da mal el inglés, puedes ver fragmentos de la cobertura televisiva original del informe de 1977 en este video de YouTube que aparece en la película Fat Head:

Tras la entrevista que le realicé a Maelán Fontes, en la cual explica prácticamente la moda “low-carb” me gustaría mucho saber y conocer más sobre el tema, ya que están investigando con su equipo. Fontes afirma en mi entrevista literalmente que “algunos estudios han sido malinterpretados cuando hablan de reducir el consumo de cereales y automáticamente se ha puesto la etiqueta “low-carb” al patrón de alimentación donde los cereales son restringidos.
Yo veo que es justamente lo que sucede cuando el Dr. sueco Nyström se refiere a “acabar con el azúcar, patatas, pasta, arroz, harina de trigo y el pan”.
Particularmente pienso que los hidratos de carbono deben provenir de otra fuente, de una no tóxica.

Ha sido un bombazo de noticia por el impacto social que está teniendo, y más aún si se tiene en cuenta que Suecia propuso en el 2011 combatir la obesidad con impuestos sobre los alimentos que fuesen dulces y grasas.
Por mi parte, seguiré muy pendiente de las investigaciones de Staffan Lindenberg y Maelán Fontes.

Y para terminar, una gran frase la cual da mucho que pensar, que citó el Professor Philip James en una entrevista sobre sus investigaciones: “Si trabajas en alimentación tienes que enfrentarte a la política. ¿Por qué?, porque la primera industria del mundo es la comida, el sector agroalimentario, y si te enfrentas a ellos, irán a por ti.

Actualización del post:
En Youtube he encontrado una conferencia de casi 1 hora del Dr. Andreas Eenfeldt (en inglés).


Fuentes:
Sweden touts low-carb diet as key to weight loss

Swedish Expert Committee: A Low-Carb Diet Most Effective for Weight Loss

Fat Trims Your Waistline

DietDoctor.com

[vivafbcomment]

12 comentarios

  1. Enrique Jaureguizar

    Hola!
    Por favor Teresa, si te enteras de algo referente a esos libros, pon algo de info por aquí, estaría bien leerlos, aunque dudo mucho que estén traducidos al español.
    Un saludo, y buen artículo.

    • Paleo System

      |Autor

      Hola Enrique!
      Desde que sepa algo os aviso. Estoy muy pendiente del tema de las traducciones de estos libros, pero para que salgan incluso en inglés la cosa irá para largo. Es más probable que tengamos antes “Matrevolutionen” y que “Ett sötare blod” se quede sin traducir.
      Estoy por aprender sueco jajaj hay mucha info interesante por parte de los nórdicos. En cuanto salga info, la publico! Un abrazo y muchas gracias :-)

  2. Hola Teresa. No se si nos conocemos. Soy Angel Pina. Entreno con Mónica en Santa Ponsa. Estoy preparando un dossier sobre las consecuencias que el “Informe MacGovern” y las hipótesis de Ancel Keys han tenido en 30 años de “pirámides nutricionales” recomendadas por nuestros gobiernos y autoridades sanitarias.
    Lógicamente estoy revisando los estudios que ha publicado el Consejo Nacional Sueco de Salud y Bienestar. Esa revisión me está llevando a cuestionarme algunas cosas porque la evidencia científica y el número de estudios es apabullante. La conclusión que parece más evidente de tanto estudio es que las grasas saturadas no tienen nada que ver con las enfermedades cardiovasculares. Y que la causante de la obstrucción de las arterias es la inflamación de las paredes arteriales que se debe precisamente al abuso de hidratos de carbono simples y procesados (azúcar, harina y todos los productos derivados) y el exceso de consumo de aceites vegetales con omega-6, tales como aceites de soja, maíz y girasol que se encuentran presentes en muchos alimentos procesados.
    Todo esta itroducción es para preguntarte lo siguiente.: Loren Cordain, en su libro “Paleodieta para deportistas”, en su página 165 dice: “Los productos lácteos son, en la dieta estadounidense, una de las mayores fuentes de grasas saturadas de las que obturan las arterias, ….”. Si la ciencia nos está diciendo ahora que las grasas saturadas nos son las causantes de la obturación de las arterias ¿No crees que a la luz de esta masa ingente de inormes científicos, se deberían revisar algunos conceptos de la paleodieta? ¿Al menos el referente a las grasas saturadas.?
    Gracias y perdona por la extensión.
    Un saludo

    • Paleo System

      |Autor

      Hola Angel,

      Creo que no nos hemos visto nunca. Gracias por escribir.
      Es un estudio muy interesante el que estás realizando.

      Intentando responder a tu pregunta, si continúas leyendo en el mismo párrafo del libro, sigue diciendo que: […] los productos lácteos, a pesar de tener bajos índices glucémicos, disparan los niveles de insulina en sangre de manera similar al pan blanco.[…] Y continúa comentando la problemática de las dietas ácidas netas, que aumentan las pérdidas de calcio mediante la orina.

      Los lácteos evidentemente son una gran fuente de grasas, y también contenedores de proteínas. Dentro de la dieta paleo se encuentran los “Primal”, que son aquellas personas que añaden productos tales como yogures, algunos quesos, leche cruda y fermentada. (Hablo de productos lácteos de verdad, no lo que se compra en los supermercados, que esto es de todo menos leche o queso). Consumen productos que no están pasteurizados ni homogeneizados, con propiedades totalmente diferentes a los procesados de cualquier pasillo de un super.

      Pero si lees otros artículos, incluso dentro de este blog, encontrarás una revisión muy interesante sobre los lácteos (entre otras cuestiones), en una entrevista a Maelán Fontes
      http://www.paleosystem.es/entrevistando-a-maelan-fontes-alimentacion-basada-en-la-biologia-evolutiva/

      Aún así, la leche no es indispensable en nuestra dieta, ya que como el mismo Fontes afirma literalmente: […] la leche no contiene ningún nutriente que no se pueda obtener de una dieta equilibrada basada en pescados, carnes magras, frutas, verduras, tubérculos, frutos secos y huevos.[…]
      Yo personalmente, la descarto en mi dieta.

      Ya que estás realizando un dossier sobre Ancel Keys (y el estudio de los siete países supongo), también te será interesante informarte sobre Staffan Lindenberg, verás informaciones totalmente diferentes. Si estás revisando estudios del Consejo Nacional Sueco de Salud y Bienestar, encontrarás datos muy interesantes en él.

      En su tesis podrás encontrar viejos y nuevos conceptos de dietas saludables, te la recomiendo: Food and Western Disease: Health and nutrition from an evolutionary perspective.

      Otro dato a tener en cuenta es que la paleodieta no es (ni era) algo cerrado y totalmente estructurado en la que todo el mundo comía lo mismo. Antiguamente la alimentación se veía fuertemente influenciada dependiendo de la zona geográfica, la estación del año, glaciaciones, etc. Algo que hoy no ocurre. Podemos comernos alimentos que solamente se encuentran en verano, por ejemplo. Y también hay que tener en cuenta las variaciones que existen dentro de la misma paleo, ya que no a todo el mundo le sienta de igual manera la fruta, las semillas o frutos secos (por ponerte ejemplos).

      Constantemente se realizan revisiones y estudios. El libro de Loren Cordain sobre Paleodieta para deportistas es una buena lectura más, pero te recomiendo encarecidamente actualizarte y leer otros autores como Robb Wolf, o Mark Sisson, pero sobretodo que no pierdas de vista el blog de Maelán Fontes.

      Un saludo!

      • Hola Teresa de nuevo
        Quería darte las gracias por tu respuesta. No he podido contestarte antes. Muchas gracias por la información que me aportas. Ya he pedido el libro de Robb Wolf. También estoy leyendo cosas sobre Stafan Lindenberg. Y también me he leído un montón de cosas de Maelán Fontes. Así que como ves me has ayudado mucho al redirigirme hacia un material que me está gustando mucho y que encuentro de grandísimo valor. Muchas gracias de nuevo y espero que nos conoceremos pronto. Un saludo

  3. Pablo

    El libro “good calories bad calories” de Gary Taubes es de lo mejor que se puede leer para obtener información relativa a lo que publicas en este artículo. Existe otro del mismo autor “why we get fat”, horriblemente traducido pero disponible en español (Cómo engordamos). También es una lectura interesante y hay una charla correspondiente en Youtube.

  4. Pingback: Mantequilla en la dieta Paleo | Paleosystem

  5. KKO

    Tengo que darte las gracias por explicarlo bien y dejar diferentes puntos de vista buen trabajo !

    En mi familia tenemos mucho casos de cancer y hace poco otro tio lo esta sufriendo y me estoy interesando por esta dieta y porque no empezar yo a implementarla en mi hogar.

    Gracias

  6. Ysrael Contreras

    Todos los comentarios son interesantes, pero me gustaria decir lo siguiente, soy un varon de 70 años, no tengo ninguna enfermedad, yo no tomo ninguna pastilla diariamente, por supuesto que la alimentacion saludable es la base, pero tambien se debe complementar con otras cosas, yo no fumo, tomo alguna copa de vino ocasionalmente, consumo lo menos posible de productos refinados, solo como pan integral, como diariamente aunque sea un par de frutas, carnes como dos tres veces al año, agua como un litro todos los dias, en promedio hago ejercicio dos veces por semana.- Lo otro que es fundamental para tener una buena salud es el consumo diario de salvado de trigo o de avena, este me aporta toda la fibra que necesito, se toma dos cucharaditas chicas tres veces al dia, puede ser en un vaso de agua o incorporandosela a la sopa o a cualquier otro alimento.- Atte.-Ysrael Contreras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR