Saltar al contenido

Whole30, Día 21 y hábitos nuevos

2 febrero, 2014
Whole30 día 21
Tiempo de lectura aproximado: 4 min

¡Domingo! y muy soleado por aquí. Ya estamos cerrando la semana al completo y tenemos que ponernos las pilas para el nuevo lunes que comienza.
Empieza la cuenta atrás de nuestro Whole30 y seguro que alguno se ha quedado en el camino, pero otros están siguiendo con todas sus fuerzas.
En 21 días seguramente habéis experimentado un montón de cosas, tanto a nivel físico como mental, y es en realidad una fecha mágica.

Libro El monje que vendió su Ferrari¿Habéis leído el libro «El monje que vendió su Ferrari«?, en uno de sus capítulos habla sobre los hábitos.
Te enseña cómo crear hábitos positivos y menciona “la regla mágica del 21” donde afirma que para que una persona convierta un comportamiento en un habito positivo, hay que realizar esa actividad durante 21 días seguidos.

Un mal hábito es imposible de borrar. Esto es una realidad, es así, por desgracia no se pueden eliminar. Pero esto no significa que no puedan ser sustituidos por otros. La única forma en la que podemos crear un nuevo habito es aplicando tanta energía en ello que prácticamente tu viejo mal hábito se vaya por si solo, y esto nos lleva aproximadamente unos 21 días en realizarlo.

Cuando introduces una actividad en tu rutina diaria haciéndola de la misma manera y a la misma hora cada día, esa actividad se convierte rápidamente en un habito. Somos así de sencillos en ese sentido.
A su vez, esta sencillez tiene su complicación… Nos falta tiempo, nos sobran excusas, nos faltan ganas, nos sobra pereza…

Ayer sábado fue un día tranquilo en sí, pero me di cuenta de muchas cosas. Los pensamientos crean acciones, las acciones forman hábitos. Explicándolo mejor: Si siembras un pensamiento, cosechas una acción. Si siembras una acción, cosechas un habito. Si siembras un habito, cosechas un carácter. Si siembras un carácter, cosechas un destino.

¿Y cómo crear hábitos positivos? Simplemente piensa en los beneficios que te va a aportar, además de practicar la constancia.
Debes instalar en ti un hábito sólido, duradero, efectivo, y es sólo así como se consigue.

Tienes que elegir realizar las cosas que deberías hacer, en lugar de las que requieran el mínimo esfuerzo. Es duro, nadie dijo que fuese fácil… Pero si de verdad deseas crear un hábito, es muy importante que seas constante. Es importante que lo hagas todos los días.

En ese sentido, nosotros hemos ido creando todos estos días un hábito alimenticio.
Seguro que muchos de vosotros antes tomábais alcohol, comíais peor, no dedicábais atención a vuestra salud, etc… Tras estos 21 días habéis ido creando una nueva forma de vivir, un estilo de vida más saludable. Habéis tomado el hábito de leer las etiquetas de los productos que compráis, os fijáis ya casi de forma automática si contiene algún tipo de edulcorante, si contiene gluten, etc. Os habéis formado un hábito nuevo y a partir de aquí se convertirá en una costumbre.

Pero también estoy convencida que tras este logro tendréis nuevos objetivos. Por ejemplo, levantarte más temprano porque quieres ir a entrenar o a correr.

Running

Siguiendo con este ejemplo, pongamos que estamos en pleno invierno y te suena de pronto el maldito despertador. Lo primero que se te pasa por la cabeza es darle un manotazo y apagarlo para seguir durmiendo plácidamente, ¡cualquiera se levanta con el frío que hace ahí fuera! ya iras a correr mañana, o si no pasado mañana…
Este gesto lo repites durante unos días, hasta que por fin decides que esto de levantarte tan pronto para ir a hacer ejercicio no es lo tuyo. Así que echas por tierra la idea, y desistes por completo.

Lo que tienes que recordar siempre es «Si haces algo durante 21 días seguidos, se convertirá en un habito». Así que aguanta 3 semanas levantándote pronto antes de que te rindas. Sé que estás más cómodo/a y calentito/a en la cama, pero ¡saca fuerzas!. Luego se convertirá en algo habitual y en poco tiempo lograrás levantarte temprano para entrenar, ¡incluso antes de la hora!.

Te lo vuelvo a recordar: Sé constante, hazlo todos los días.

¿Qué comportamientos positivos puedes adquirir como un nuevo hábito?

– Leer una hora diaria
– Meditar
– Entrenar
– Salir a correr
– Estudiar
– Levantarte más temprano
– Escuchar música relajante
– Ir a dormir antes
– Escribir
– Comer más saludablemente

La necesidad de un nuevo hábito surge a su vez por la necesidad de cambio cuando nosotros mismos comprobamos que hay “algo que no está funcionando”. Todos estamos preparados para un cambio pero no todos logramos cambiar. El modo en el que desarrolles y practiques ese nuevo hábito determinará tu éxito.

En estos 30 días lo estamos viendo poco a poco, paso a paso, con regularidad diaria y constante. Al hábito se llega por la rutina y a la rutina por la repetición. Así que, estos 30 días cambiarán tu vida para siempre.

¡Manténte firme, manténte fuerte!
Como bien lo vemos en el diálogo de la película «El camino del guerrero«:
– ¿Dónde estás, Dan?
– Aquí.
– ¿Cuál es este momento?
– Ahora.
– ¿Qué eres tú?
– Este momento.

¡¡¡A por el resto del Whole30!!!

Menú PaleoSystem

DÍA 21 WHOLE30

Desayuno:
Revuelto de espinacas con ajo y 3 huevos. Infusión

Almuerzo:
Albóndigas suecas paleo. 1 fruta de postre

Cena:
Ensalada con: aguacate, pavo en taquitos, brotes de lechuga, 1 manzana verde cortada, tomate, unas nueces o piñones, una pizca de canela y otra pizca de nuez moscada. Un chorrito de limón y aceite de oliva virgen al gusto.

Y el menú de mañana…

Menú PaleoSystem

DÍA 22 WHOLE30

Desayuno:
Paleo «Granola». Huevo hervido o bacon (tocino) a la plancha.

Almuerzo:
Lenguado con aroma a la naranja + ensalada de lechuga, zanahoria rallada, pepino y pimiento rojo.

Cena:
Coles de Bruselas con tocino (que sobre para mañana) + trucha a la plancha. Infusión antes de dormir

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios (3)

Yo ya tengo el habito con el whole al 100%!! La primera semana me costaba no ponerle quesos a la ensalada o tomar mi yogur griego pero ahora ya lo hago por inercia practicamente estoy muy contenta con mis prograsos, es un alivio porque gracias a eso he descubierto de verdad que los lacteos no son para mi por muy buenos que esten. Me siento mucho menos inflamada y por las mañanas no me levanto con el estomago como una bola. Esto de whole ha sido todo un descubrimiento para mi y no queiro que se acabe!!!!! jaja
mucho animo a todos los que lo estan siguiendo. Un saludo

Responder

y hoy día 21, fecha genial…fallé.
Hemos tenido comida familiar de domingo, en la que mi tía, experta cocinera, ha preparado salmorejo (con pan) y calamares (cocinados con vino blano).
Cuando me han puesto el salmorejo delante yo miraba a mi madre, que me devolvía una mirada que decía «cómetelo», otra vez al plato, a mi tia, al plato, a mi madre otra vez, al plato…y finalmente me lo he comido sin decir nada. Me parecía demasiado feo rechazar la comida.
Supongo que debería volver a empezar, pero hoy me siento bastante desanimada…
Me llevo lo bueno que he aprendido sobre una manera más saludable de comer, y sobre mi misma…
Gracias! Nos volveremos a ver en la próxima

Responder

Ooooohhhhh Verónica!!! Ya casi lo tenias!! Bueno, pero como bien dices has aprendido algo que vale mucho. Conocerse a sí mismo es el mejor de los regalos que te da el Whole30 a parte de mejorar la salud.
No te desanimes!!! Ya sabes que puedes volver a retomarlo cada vez que te apetezca, el camino sabes por donde anda. Un fuerte abrazo y a seguir mejorando!!!

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies