Anoche di un concierto aquí en Madrid (toco la batería) y no sé como lo hice para no beber ni una cerveza ni comer nada de la merienda que nos habían preparado, los del grupo flipaban… La verdad es que pensé que iba a sufrir más, pero me lo pasé genial (eso sí, bebiendo agua con un poco de limón exprimido!)

Con diferencia, los fines de semana para mi son los más difíciles =)

Responder