Yogurt sin lácteos

Yogurt sin lácteos

Esta receta se puede emplear para el desayuno. Una forma sencilla de preparar un yogurt sin lácteos que podréis disfrutar incluso como postre.

A veces suelo tomarlo a primerísima hora de la mañana (6.30 am) y después de unas horas me marcho a entrenar. Está muy rico y si encontráis vuestra textura preferida se convertirá en un desayuno que tomaréis con cierta frecuencia.

Si lo preparáis por la tarde/noche podéis desayunarlo bien fresquito al día siguiente y acompañarlo de lo que más os guste.
Echándole imaginación podéis hacer unas combinaciones geniales así que si os atrevéis a hacer la vuestra podéis enviarme alguna foto con el resultado ¡que ya sabéis que me encanta!

Recomendación para esta recetaOK!
gelatina en polvo

gelatina en polvo

Ingredientes:

– 2 vasos de leche de coco (aproximadamente 250 ml cada uno)
– 1 paquete de gelatina en polvo o en láminas (aproximadamente 2 cucharadas)
– jugo de 1 limón (aproximadamente 2 cucharadas)
– vainilla al gusto (opcional)
– 1 cucharada de miel (si estáis con azúcar detox no ponerle miel)
– pasas (opcional)
– canela (opcional)

Preparación:

Pon en un recipiente 1 vaso de leche de coco.
Espolvorea con la gelatina en polvo y mezcla bien hasta formar una pasta cremosa. Bate constantemente hasta que veas que está “pastosa”.

Mientras tanto, calienta al fuego la leche de coco restante, revolviendo con frecuencia para asegurarte de que no está demasiado caliente. Añádele el jugo de limón, la vainilla y la miel a la leche de coco y mezclalo bien.

Si usas gelatina en láminas, entonces haz la mezcla mientras calientas todo al fuego.

Una vez esté completamente combinado, mezclalo todo en la pasta de leche de coco que habíamos hecho con la gelatina. Bate constantemente para que se mezcle bien con la otra leche de coco. NOTA: NO tiene que estar caliente, quedará templado al hacer la mezcla mientras vas removiendolo todo, así el calor ayudará a que los ingredientes se combinen mejor, por lo que, una vez mezclados, pon la mezcla en un plato o un frasco para conservarlo.

Tápalo y ponlo en la nevera durante al menos una hora (o más).

Pasado este tiempo ya puedes retirar tu “yogur” que estará más endurecido al estar en la nevera y verás como ha adquirido una consistencia gelatinosa.

Si prefieres que tu yogur quede algo más suave y cremoso, ponlo en la batidora con media taza de agua para diluirlo un poco.

Pero si te gusta con la consistencia de la gelatina, espolvoréalo por encima con un poquito de canela, añade algunas pasas y/o miel y listo. ¡A comer!

¡Ah! también puedes acompañarlo con unos frutos del bosque, ¡espectacular!
Otra sugerencia: podéis batir la fruta y colocarlo en la base del vasito que utilicéis y poner el yogurt encima ¡¡¡mMmHhh!!!

Yogur sin lácteos

[vivafbcomment]

2 comentarios

  1. Pingback: Fruta y entrenamiento: 3 frutas que ayudarán a mejorar tus resultadosPaleosystem

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR