Saltar al contenido

5 Trucos de motivación

27 abril, 2015
¿Estás motivado/a?
Tiempo de lectura aproximado: 5 min

¿Qué es lo que mantiene a la gente motivada año tras año para hacer deporte?. Sé que a muchas personas les cuesta sentir esas ganas durante un cierto tiempo. Empezamos con mucho ánimo pero luego hay quien va perdiendo ese fuelle por el camino. ¿Qué es lo que hace que esa energía perdure?.

No es que haya estado levantando pesas más de la mitad de mi vida… O que lleve haciendo deporte desde que tengo uso de razón.
No era buena en gimnasia cuando iba al colegio, simplemente me aburría y también tengo que decir que la profesora que teníamos era una especie de teniente O’neil de los Navi Seals, que ahora seguro que molaba pero con 5 años apabullaba un tanto y el «acercamiento» al gimnasio se me atrasó bastante por el efecto «Pilar» (así se llamaba la profe).

A los que eramos más vagos creo que nos arrebató años de entrenamiento más adelante, pero finalmente el «¡hago esta mierda porque es difícil!» me motivó un poco más. Luego empecé a valorar el «entrenamiento» y entendí lo que era superarse a uno mismo.

Entonces, ¿cómo se consigue el mantenerse motivado para comerse uno el gimnasio día tras día, año tras año? Una buena idea es echarle un ojo a tus famosos favoritos del fitness, crossfit o cualquier otro deporte que te llame la atención, y ver los mensajes que pueden ofrecerte. Es el mejor e interesante «asesoramiento» a corto plazo.

A decir verdad, las técnicas de motivación para trabajar deben ser tanto intrínseca (desde dentro) como sostenible. Si no alimentas tu motivación no va a perdurar por ello cuando se va la novedad lo común es que en tres meses te des por vencido.

1. Sé tu conductor de metas

Por poner ejemplos «quiero hacer el MEJOR levantamiento de press banca» ¡¡es un objetivo pésimo!! o «quiero tener el cuerpo de una modelo fitness» ¡también lo es!

«Quiero hacer un press de banca de 90kg» es mejor, pero «quiero un press de banca 90kg en 18 semanas» es el mejor de todos.
O «quiero el cuerpo de una modelo fitness en un año y medio», ahí sí son objetivos posiblemente alcanzables.

Entiende que para que una meta sea eficaz, debe ser específica y lo más importante, debe tener una fecha límite.

Emanuele Bellini
Me arrepiento de no establecer más metas al principio cuando comencé realmente a entrenar. Por supuesto, siempre he tenido «aspiraciones», ganar más masa muscular, más fuerza, más resistencia… pero el error era que no entrenaba como debía o que me basaba en una fecha límite poco realista. Seguro que a muchos de vosotros les pasó, tener en la mente durante mucho tiempo una meta mala como la que puse de ejemplo anteriormente «quiero hacer el MEJOR levantamiento de press banca» o «quiero tener el cuerpo de una modelo fitness», ese tipo de pensamiento que está ahí en el fondo de la mente durante muuucho tiempo. Pero debido a que era sólo un marcador vago en vez de una meta decisiva, lleva una eternidad para poder desarrollar incluso un press de banca mediocre o perder un poquito de peso.

Las metas son importantes, pero al mismo tiempo es crucial que no se conviertan en una obsesión. Es probable que simplemente no alcances todas aquellas que has establecido, y el truco está en no hundirte cuando esto sucede.

Acuérdate que cada fracaso también presenta una oportunidad para aprender. Quita todo el polvo fuera de ti mismo, reevalúa, y comienza de nuevo.

2. Revisa tus metas semanales, o incluso a diario

Planing

Piensa en cuántos propósitos se hacen cada 31 de diciembre. Ahora piensa bien en cuántos de estos objetivos has abandonado a mediados de enero, o incluso antes.

Lo entiendo, la vida está llena de imprevistos y de ocupaciones. Es fácil distraerse de esas metas debido al trabajo, la familia, las facturas y obligaciones así que es realmente sencillo alejarse de las marcas que queremos conseguir.

El Gurú en la gestión del tiempo «Stephen Covey» basa todo un sistema en torno a esto, señalando cómo tendemos a enfocarnos en cosas sin importancia y urgentes (como el correo electrónico), mientras que tareas importantes que no consideramos urgentes (como la fijación de objetivos) quedan olvidadas en el camino. El resultado es una vida dedicada a la «extinción de incendios» a corto plazo sin lograr nada significativo.

¡Rompe el ciclo!: Asegúrate de revisar tus objetivos prioritarios. Algunos expertos dicen que dedicar un tiempo una vez por semana es suficiente, pero si no quieres que salga nada mal, no estaría de más revisar esos objetivos todos los días.

Tan solo pasar cinco minutos en la mañana recordando la importancia de tu objetivo (sea cual sea), y visualizar cómo vas a llegar al final es un buen ejercicio. No importa qué desafíos triviales te depare la vida porque finalmente así encontrarás el camino para conseguirlo.

3. No tengas miedo de cambiar de centro de entrenamiento

Algunos gimnasios simplemente dan asquito. No sólo por el equipo disponible o las instalaciones; de lo que la mayoría de los gimnasios carecen de un ambiente que motive. Tienes que encontrar un sitio donde te sientas a gusto, donde puedas entrenar con motivación y ganas. No a todo el mundo le incita lo mismo, es posible que un gimnasio de barrio de toda la vida te haga sentir mejor que un super centro de entrenamiento con la última tecnología donde parece que los monitores van más bien a lucir palmito que a ayudar a sus clientes. Recuerda que tú decides, nadie más.

Busca una comunidad donde con tus metas te sientas a gusto y en un punto «justo.» Llámame de la vieja escuela, pero mi preferencia son los lugares que están llenos de tiza, barras dobladas, y una notable falta de ambientador, ahí se ve que la gente va a entrenar y no de cháchara y donde encuentras a gente que está dispuesta a ayudarte si necesitas una mano. Son ambientes más generosos y afables, pero como dije antes, ¡todo depende de lo que tú prefieras! Si te van los lugares más limpios y estéticos es totalmente comprensible y aceptable.
Así que si estabas pensando en cambiarte de centro e ir a probar aquel otro… ¡hazlo!

4. Que tu meta sea más grande que tú

Un estilo de vida saludable lo es todo para conseguir tus objetivos, está claro, pero además hay mucha gente que le dedica mucho tiempo a esas actualizaciones en las redes sociales y los «selfies» pre y post-entrenamiento constantemente. Todas estas cosas realmente suenan un poco a huecas y vacías, no está mal hacerlo de vez en cuando para fomentar la motivación pero piensa y empieza a valorar el tiempo en el que estás subiendo fotos al facebook o instagram pudiendo traducirlo a «tiempo que podría pasar con mis hijos», «tiempo que podría estar estudiando, leyendo, hablando con mi familia o amigos»…

Aléjate de esa fríbola ecuación y replantea tu forma de pensar. Cambia «estoy levantando este peso para mí» a «estoy levantando este peso para proporcionar algo mejor para mi familia viviéndo lo suficiente, incluso para ver cómo mis hijos se casan y me dan unos sanos nietos». ¡Qué poderosa diferencia! ¿no?. Si no tienes hijos, ni está en tus planes, seguro que puedes elegir tu meta en ese sentido.

Todo esto se reduce a «levanta ese culo y haz un compromiso». Para algunos, este cambio sutil de perspectiva es todo lo que necesitan.

Teresa Santana

5. Crece en conjunto

En cierto punto, necesitas encontrar tu propia motivación. Ciertos juegos de la mente y artículos como éste pueden ayudar a restablecer tu enfoque y tal vez ofrecer un poco de perspectiva, pero al final eres tú quien tienes que quererlo realmente.

Si el hecho de llevar una dieta equilibrada la mayoría de los días de la semana te parece demasiado similar una tarea tediosa, ¡diviértete!. ¡Haz cualquier cosa! Colecciona sellos, juega al pilla-pilla, haz punto de cruz, ponte a leer toda la saga de Juego de Tronos, o simplemente pasa más tiempo haciendo el tonto por Internet. La cosa es distraerse, evadirse y disfrutar con algo que guste.

Este es el trato: Nos guste o no, el hecho de ser capaz de mejorar la salud, la función y la estética de tu físico es uno de los grandes privilegios de la vida, y es algo que muchas personas sólo sueñan con hacer mientras tú puedes estar cambiando.

Así que ahí está tu motivación. ¡Ahora no la desperdicies!

Y para terminar, podéis escribir vuestras motivaciones de lunes en esta ficha descargable, para manteneros activos y con ganas.
Es importante siempre dar las gracias por las cosas que hemos logrado, porque nunca se consigue nada totalmente solo, siempre hay algo o alguien a quien agradecer. Ya sea por las cosas que se han aprendido, o por el apoyo brindado, esta es una buena manera de mantener la motivación. Podéis leer el post «motivación de lunes» aunque ya sea algo antíguo siempre es válido.

¡Salud y ánimo en ese entrenamiento, guerreros/as!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies