Saltar al contenido

LoveLifeLift – Mi segunda semana de entrenamiento

18 septiembre, 2017
LoveLifeLift - segunda semana de entrenamiento
Tiempo de lectura aproximado: 4 min

¡Hola a todos/as!
Una semana más, ¡10 semanas restantes!. En estos días me habéis escrito por privado preguntándome sobre el tipo de entrenamiento que estoy siguiendo. Hoy os quiero contar un poco sobre ello y además, compartir tanto las experiencias positivas como las negativas de esta segunda y tremenda semana.

Mi segunda semana de entrenamiento #LoveLifeLift

Bueno, si habéis leído ya el anterior post, habréis visto a rasgos generales, en qué consiste lo que estoy realizando, además de cómo organizo mi nutrición Paleo para esa semana.

En este post os contaré mi rutina de entrenamiento con pesas, y adaptaciones que he tenido que ir haciendo para cumplir los objetivos.

En cuanto a la alimentación en la segunda semana de entrenamiento, es igual a la semana anterior. Sigo fiel a la dieta Paleo, pero añadiendo arroz. Ya habéis visto también en mis redes sociales algún snack que he podido ir tomando a lo largo de las mañanas, o incluso la glutamina con la que me ando suplementando.

Hasta ahí bien. Pero… ¿CÓMO ENTRENO?
Es la pregunta que me habéis hecho durante estas 2 semanas, y hoy os la voy a contestar.

Hago un programa bastante clásico de rutina con pesas, ordenada de la siguiente manera:

Semana 1 y Semana 2:
Lunes: Pecho y tríceps
Martes: Espalda y bíceps
Miércoles: Piernas y glúteos
Jueves: Hombros y abdominales
Viernes, Sábado y Domingo: Descanso

Suelen ser entre 50 ó 60 minutos de entrenamiento, depende de la afluencia que haya en el gimnasio.

¿Este entrenamiento funcionaría para ti?

Si piensas que este entrenamiento no es para ti, déjame que haga cambiar de parecer.
Lo único que tienes que hacer es ajustar los pesos que tienes que utilizar, todo en base a tu nivel y capacidad.

Ten en cuenta que tendrás una semana de recuperación para los grupos musculares. Por ejemplo, si te fijas en el cuadro más arriba, verás que si el miércoles haces piernas y glúteos, hasta que no pase otra semana no volverás a realizar la actividad. Le das tiempo a tu cuerpo de poder recuperar e incrementar la capacidad para la siguiente sesión y créeme que se nota la mejoría.

Recalco que es MUY IMPORTANTE el hecho de ajustar los pesos a tu nivel. En serio. No dejes de leer el post anterior donde te explico cómo hacerlo.

Dificultades

Básicamente me he encontrado durante esta segunda semana con una GRAN dificultad: mi cabezonería.
Soy tozuda, qué le vamos a hacer. A veces eso es positivo, pero en esta ocasión no lo fue. ¿Por qué?
No me hice caso, y no ajusté los pesos como tocaba en mi entrenamiento de piernas.

Estuve arrastrando unos dolores musculares muy feos durante toda la semana, tanto que me pasé un finde de caca… y cuando me tocó volver a entrenar piernas me quedé a medio gas. Eso me dio mucha rabia.
Al realizar la actividad seguía teniendo dolor y no pude levantar ni la mitad de lo que hubiese tenido que hacer.
No me gustaría que eso te ocurriese también, así que no hagas el burro como yo, y aprende de ese error que te cuento.
Para mi, el entrenamiento de piernas es básicamente el más importante, y donde quiero ponerle más énfasis. Por ello seguramente me excedí en los pesos, pensando que más es mejor y ERROR. Aquí «menos es más» en toda regla.
Es preferible aumentar en repeticiones que en peso en esta fase primera del entrenamiento.

Mis mejorías

Teresa PaleoSystemA la vista están. Donde más me noto las mejoras es en tríceps, glúteos y abdomen. Incluso ya se llega a ver las fibras del deltoides, ese musculito que está sobre los hombros.

Mi meta es quedarme en una buena definición, habiendo ganado fuerza. Aún me falta perder grasa abdominal y en los flotadores je... así que veremos cómo se va planteando el cambio en estas semanas restantes.

Es importante que si estáis siguiendo un plan de entrenamiento tengáis la posibilidad de haceros mediciones de grasa corporal, cantidad de músculo que tenéis, etc.

El plan es comparar mediciones cada 2 semanas. Así que al final de la tercera semana os mostraré la gráfica y veremos cómo está yendo el plan de entrenamiento.

Podría hacer mis mediciones semanalmente, pero no se trata de eso. No es una preparación para ninguna competición. No me estoy preparando para ningún concurso de fitness, y mucho menos para culturismo… No es nada de eso. Así que comparar el porcentaje de grasa y músculo que voy teniendo a medida que avanza el plan, me ayudará a ver si estoy yendo en la dirección correcta. Para ello no es necesario vivir obsesionada y medirme o pesarme cada 7 días. Eso me parece excesivo. Quiero disfrutar de la comida que me preparo, pasarlo bien con el entrenamiento y sentirme feliz con los pequeños progresos.

Es todo un camino a seguir, donde no solamente entrenas el cuerpo sino también la mente.

Entrenando el cuerpo se entrena la mente

No siempre tengo ganas de ir al gimnasio, pero una vez allí sí que lo doy todo. Saco la motivación de dentro porque no entreno para verme bien, entreno para sentirme saludable, sentirme fuerte y activa. Sintiéndome así es como de verdad la salud física y mental mejoran. Le digo adiós al humor, adiós al hecho de «no tener ganas de nada», y digo un HOLA muy fuerte al querer vivir, hacer cosas, levantarme con una sonrisa y ponerme activa.

No te compares con los demás, compárate con la persona que eras ayer #motivacion #paleosystem Clic para tuitear

Si haces esto solamente para que te vean bonita, o para tener un cuerpazo de escándalo, replantéate tus metas. ¿Para qué te sirve eso? Tenemos un cuerpo y es para TODA LA VIDA. Mímalo, ámalo y respétalo. Mejóralo en aquellos aspectos que estén débiles y sobretodo, escúchalo. Cuando aprendes a hacerlo, él te dirá lo que necesita. A veces enfermará para que le prestes más atención y así cambies malos hábitos y otras veces te dará alegrías silenciosas, y digo así «silenciosas» porque cuando estamos bien no somos capaces de valorarlo realmente. No disfrutamos de ese momento de salud plena, de poder movernos libremente, de no sentir dolor o sufrimiento… ¡Lo pasamos por alto!

Tu cuerpo es tu templo, ese lugar donde reside algo noble, donde se cultiva con especial devoción una virtud o un arte. Encuentra tu virtud, desarróllala y mantente siempre hambrienta/o para seguir progresando.

Para mi, todo eso es entrenar y alimentarme de forma sana. Respetar a mi cuerpo desde lo más profundo, desde dentro.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies